css button by Css3Menu.com

Principal

- Semana Santa-

La Semana Santa comenzaba con el Domingo de Ramos. Durante la Misa, el sacerdote bendecía los ramos que después eran recogidos por los feligreses. Por la tarde, después del Rosario, los hombres tenían Cabildo, al término del cual merendaban.
Con esta pequeña fiesta acudían los jóvenes que durante los cuatro domingos anteriores habían salido a pedir y cantaban a los reunidos con el fin de conseguir otra limosna. También iban a la taberna a cantar y a pedir a los mozos que allí se encontraban.
A partir de jueves Santo tras la Misa del Lavatorio, por motivo de luto, no se tocaban las campanas, y en su lugar los monaguillos iban por las calles tocando las carracas anunciando los diferentes actos religiosos.

El Jueves Santo, a media mañana se acudía a Misa. Se lanzaba las campanas al vuelo en el Gloria y el sacerdote hacía el lavatorio de los pies a doce niños, al tiempo que se cantaba la canción del lavatorio. Durante el día tanto jóvenes como mayores se velaba  el Monumento, y por la noche había procesión y la hora Santa.


El Viernes Santo, a media mañana se realizaba el Vía Crucis en la Iglesia. A la una se celebraba a la una, y en la actualidad se realiza por la tarde, con la adoración de la Cruz por los fieles. El siguiente acto era el Santo Entierro, seguido del Sermón bien entrada la noche.

El Sábado Santo, a las diez de la mañana, se iba a la Iglesia donde el párroco bendecía el agua. En el Gloria se tocaban las campanas en conmemoración de la Resurrección. A partir de ese momento, comienza la Misa y una vez finalizada se recogía el agua que había sido bendecida.

En el Domingo de Resurrección, de madrugada se celebraba las Cruces (Vía Crucis en la Iglesia), acto en que debía ir toda la familia si no querían quedarse sin torreznos.


El domingo a primera hora, los monaguillos hacían “Pedir al moro”, iban por las casas del pueblo con el agua bendecida ofreciéndoselo a los vecinos y pidiendo un donativo. Al acercarse a la casa se cantaba: “Que salga el moro por lo rincones si no es a palos a coscorrones”.
La Misa comienza con la Procesión, en la cual los Quintos salen los primeros con el Resucitado a hombros acompañado por lo hombres y el sacerdote, las mujeres salen después acompañando a la Virgen, cada uno haciendo un recorrido diferente. En la pradera se representa al encuentro entre la Madre y el hijo.

Todo esto amenizado por la canción que aún perdura de tiempos inmemorables. Por la tarde, los jóvenes y mayores iban a bailar que había sido suprimido durante la cuaresma.

 

 



Web creada por la Asociación La Unidad de Corral de Ayllón